"Medio siglo con Borges". Mario Vargas Llosa examina y recuerda a un escritor que marcó su trayectoria

Comparte
FaceBook
  Twitter

El libro, publicado por Alfaguara, recopila "medio siglo de artículos, conferencias, reseñas y notas" escritas por el Premio Nobel sobre uno de los escritores que más ha influido en sus obras. Antagónicos y parejos, los dos autores se enfrentan cara a cara en sus páginas.

 

medio siglo con borges 

Cubierta del libro Medio siglo con Borges. Mario Vargas Llosa, 2020. Editorial Alfaguara.

 

Según Jorge Luis Borges, lo que realmente convierte a un escritor en un clásico es su capacidad para generar “la inminencia de una revelación que no se produce”. Ese secreto que percibimos y que nos pone los pelos de punta mientras leemos; que se nos escapa como agua entre los dedos y no somos capaces de desvelar. Más que un descubrimiento, se trata de una percepción; de una emoción, más que una certeza. Si hay una definición que se ajusta a la obra de Borges es precisamente esa: su literatura es fascinante, compleja, a veces incluso incómoda e incomprensible. Pero siempre esconde esa indefinible cualidad genial, que se filtra constante a través de las palabras. El escritor y Premio Nóbel Mario Vargas Llosa nunca fue ajeno a esta sensación. Descubrió a Borges ya en su juventud, si bien sus personalidades e inquietudes eran diametralmente distintas. Porque Vargas Llosa siempre tuvo conciencia social y no entendía la acción literaria sin la participación; a Borges la sociedad le fue siempre indiferente, prefiriendo antes la compañía de su enorme biblioteca mental. El libro que nos ocupa es un reencuentro entre el Vargas Llosa y el autor argentino a través de los textos, las notas y las reseñas que el primero escribió sobre el segundo a lo largo de cinco décadas. Todo ello, matizado y comentado por un escritor que no solo deslumbra con sus novelas, sino que es también uno de los mejores analistas literarios de los últimos tiempos. 

 

Encuentro entre Mario Vargas Llosa y la escritora y periodista Leila Guerriero con motivo de la publicación del libro. En Espacio Fundación Telefónica.

 

La pasión por la literatura en general (y por la obra de Jorge Luis Borges en particular) brilla en cada página del libro, así como la admiración declarada de Mario Vargas Llosa por el autor argentino. Ante cualquiera de sus páginas, confiesa sentir "una indefinible nostalgia y la sensación de que algo de aquel deslumbrante universo salido de su imaginación y de su prosa me estará siempre negado, por más que tanto lo admire y goce con él". El autor del libro confiesa la enorme lejanía que siempre percibió con el enfoque moral y social de Borges, tan distinto al suyo propio. En 1963, Vargas Llosa entrevista al escritor en su piso de París y se sorprende por la austeridad del lugar, así como por la ausencia de sus propias obras en la biblioteca. "¿Quién soy yo para codearme con Schopenhauer o Shakespeare?", le rebate. También sorprendió siempre al autor peruano la tolerancia de Borges ante dictaduras como la de Videla o la del mismo Pinochet. Y aun así, su admiración por su obra y el reconocimiento de su influencia en algunos de los autores sudamericanos más importantes (incluyéndose a sí mismo) permanece intacta hasta hoy. La inalterable capacidad de Vargas Llosa para convertir un análisis literario en literatura por derecho propio brilla de nuevo en las páginas de Medio siglo con Borges, un magnífico libro que nos permite disfrutar del talento de dos grandes de las letras del siglo XX. Un homenaje indispensable al autor argentino en particular, y una declaración de amor a la literatura en general.