"Encuentros con libros" de Stephan Zweig. La literatura como antídoto para la soledad

Comparte
FaceBook
  Twitter

El gran escritor austriaco homenajea a su pasión por la lectura a través de los textos que marcaron su vida. Este libro recopila las treinta reseñas que escribió a lo largo de su carrera literaria, durante cerca de 40 años.

encuentros libros

Cubierta del libro Encuentros con libros. StephanZweig. Editorial Acantilado, 2020

 

"El poder del libro para expandir el alma, para construir el mundo y articular nuestra vida personal, nuestra intimidad, suele pasarnos desapercibido salvo en raras ocasiones, y cuando cobramos conciencia de su importancia, tampoco lo manifestamos". En el primer capítulo de Encuentros con libros, recién reeditado por Acantilado, Stephan Zweig se acusa (y nos acusa) de no dar a estos la importancia que merecen. Como todo aquello que damos por sentado, día a día se nos escapa esa maravilla que constituyen las páginas impresas. En un momento dado y para compensar ese "descuido", el escritor vienés decidió recopilar los textos (reseñas, artículos y prólogos) que escribió a lo largo de sus cuarenta años de carrera literaria. Los libros escogidos, treinta en total, incluyen clásicos de la época... Pero también algún texto anónimo, e incluso los cuentos infantiles. El resultado es un delicioso manual de homenaje e invitación a la lectura, que no solo habla de literatura, sino que es literatura en sí mismo. Como auténtico devorador de libros, Zweig nos anima a redescubrir y a ser plenamente conscientes de la fortuna que supone tener uno de ellos en nuestras manos.

 

stephan zweig 

Stephan Zweig. Foto Wikipedia

 

En el prólogo, el escritor no se resiste a relatar el motivo por el cual decidió recopilar sus textos. Como si de otro relato se tratase, Zweig nos invita a acompañarle en una travesía marítima que hizo a los veintiséis años, rumbo a Argel. Durante el viaje trabó amistad con un grumete italiano, Giovanni, cuya compañía prefería frente a la de otros viajeros o el propio capitán. Al descubrir que su nuevo amigo era analfabeto, Zweig se planteó cómo se podía sobrevivir sin literatura, algo que a él mismo le resultaba simplemente inconcebible. "¿Cómo sería el no saber leer?", se pregunta atónito. "Ni siquiera se imagina el deslumbrante encanto que puede esconder cualquiera de las líneas de un libro, [...], no conoce la profunda conmoción que se experimenta al comprobar que el destino del protagonista de un relato ha pasado a formar parte de nuestra propia vida casi sin que nos demos cuenta...". Esta revelación, recuperada en el prólogo del libro, abre paso a una magnífica concatenación de textos donde se reseñan las obras de figuras imprescindibles como Goethe, Mann, Byron o Balzac, entre otros. Una recopilación que confirma la necesidad de la literatura como un antídoto frente a la soledad humana. Tal y como nos recuerda el propio escritor: "Desde que existe el libro nadie está ya completamente solo, pues tiene al alcance de su mano el presente y el pasado, el pensar y el sentir de toda la humanidad". Así, la oportuna reedición de Acantilado constituye un recordatorio esencial para quienes amamos los libros, y una invitación privilegiada a volvernos a reencontrar con ellos.